ODONTOLOGÍA ~ Mi animal presenta signos de enfermedad periodontal. ¿Puedo tratarlos?

Si, en nuestro centro disponemos del personal y del equipamiento específico para el cuidado y tratamiento de estos signos. Es posible acabar con estos problemas de forma sencilla y poco traumática para nuestro animal. La boca se limpia con la ayuda de un quipo de ultrasonidos muy similar al que se usa en medicina humana que rompe las placas de sarro mineralizadas y adheridas al diente. Todas las piezas se limpian por ambas caras y huecos eliminando cualquier resto. Terminado este proceso, se pule la superficie del diente con una pasta pulidora con el fin de eliminar cualquier erosión o fisura en el esmalte dental que podría facilitar una nueva acumulación de sarro. Y para darle al diente un brillo natural.

En ciertos casos cuando la boca tiene una enfermedad periodontal muy marcada puede ser necesario la extracción de algunas piezas dentales como consecuencia de la retracción que sufren las encías por la carga bacteriana y la exposición de la raíz del diente. Pese a la extracción de las piezas el animal puede comer sin ningún problema su comida habitual nada mas llegar a casa gracias a su pronta recuperación. Cuando se realiza una limpieza dental profesional, algunos animales requieren tratamiento antibiótico y analgésicos durante los días siguientes al procedimiento, con el fin de aliviar el dolor y evitar infecciones.

Las limpiezas dentales profesionales se realizan siempre con anestesia general lo que permite un mejor trabajo al poder acceder a todas las caras del diente y un menor estrés por parte del animal. En la anestesia el sueño y el despertar del animal es muy fisiológico ya que usamos anestésicos y analgésicos muy seguros y efectivos. Hay mucho más riesgo para la salud de nuestro animal de compañía teniendo una boca sucia que si este fuera anestesiado para realizar cualquier intervención. Previo a cada limpieza se realiza un estudio donde se valora la salud general del paciente para evitar cualquier posible complicación, mediante la realización de analíticas, electrocardiogramas, Rx, etc … El riesgo por tanto gracias a todas éstas medidas es mínimo y nos permite tratar perros con más de 12 y 13 años.

ANTES                                        DESPUÉS

    © 2008 Ramón Gómez de la Serna Veterinarios. Todos los derechos reservados.