PARASITOLOGÍA EXTERNA ~ Pulgas

Las pulgas del perro son de color marrón oscuro, no voladoras y miden de 1,5 a 4 mm de largo. Existen muchas especies y subespecies de pulga, pero sólo tres infestan al perro. Pueden ser molestas e irritantes para sus hospedadores, provocar dermatitis alérgica y transmitir diversas enfermedades, como parasitosis intestinales por tenia (Dipylidium caninum), borreliosis (Borreliaburgdorferi) y bartonelosis (Bartonella henselae), entre otras. Puede ser muy difícil encontrar pulgas adultas en un perro. Una de las características de la pulga es su capacidad para saltar. Con sus patas largas y robustas y su ligereza puede saltar de 50 a 70 cm en el aire. Estos saltos son importantes para poder cambiar de hospedador. Además, las pulgas están equipadas con antenas parabólicas, pelos sensibles al calor y sensores de vibración para detectar con gran eficacia a los hospedadores. Sus piezas bucales están muy bien adaptadas para morder y chupar. Las hembras adultas son ávidas devoradoras de sangre y es éste es el motivo por el cual las heces de pulga son básicamente sangre coagulada sin digerir. Los huevos de las pulgas, y consecuentemente también las larvas, se concentran en zonas donde el hospedador pasa más tiempo. Céspedes, moquetas, alfombras, cojines, suelos de madera, nidos o grietas son las principales fuentes de infestación. Generalmente, en sus etapas juveniles, la pulga prospera en clima templado, por lo que está mejor dentro de las casas con calefacción. Se adhieren principalmente alrededor de la cabeza, sobre la espalda (cerca de la base de la cola) y en las ingles. Las áreas sin pelo y las zonas fácilmente accesibles, como las zarpas, son menos atractivas para ellas y las evitan. Sobre el perro, pueden provocar diferentes efectos:

-Infecciones con tenias (D. caninum) y otros microorganismos.
-Comportamiento alterado: picores, saltos y carreras repentinas.
-Anemia en cachorros.
- Efectos alérgicos: dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP).

    © 2008 Ramón Gómez de la Serna Veterinarios. Todos los derechos reservados.