PARASITOLOGÍA EXTERNA ~ Piojos

 

 

La infestación por piojos puede desarrollarse en varias situaciones, desde perreras superpobladas y sucias, hasta lugares con buenas medidas higiénico-sanitarias. Los perros y los gatos jóvenes, así como los animales viejos o débiles, son los más sensibles. Los piojos son huéspedes específicos y sólo sobreviven unos días en el ambiente. Se clasifican en piojos masticadores y picadores. Los signos clínicos son variables y algunos animales pueden ser portadores sin sintomatología o con solamente seborrea seca. El perro infectado por piojos presenta caspa y liendres adheridas a los pelos. Los piojos del pelo son muy móviles, este movimiento provoca picor que puede llegar a ser muy intenso. El picor, descamación, presencia de costras pueden aparecer en diferentes grados. Debido a que el perro o gato se rasca, podemos observar infecciones de piel secundarias. En infestaciones masivas el animal puede estar anémico (sobretodo con infestaciones con piojos chupadores), débil y febril debido a la irritación crónica. La sintomatología clínica podría confundirse con dermatitis por alergia a la picadura de pulgas (DAPP), Cheyletiella, Sarcoptes o simplemente por seborrea.

    © 2008 Ramón Gómez de la Serna Veterinarios. Todos los derechos reservados.