10 Claves para el cepillado de los dientes

Es recomendable empezar a cepillar los dientes tan pronto como sea posible. Es más fácil enseñar a animales jóvenes, pero esto no quiere decir que no sea una tarea imposible enseñar a animales adultos. Debemos recordar que prevenir es mejor que curar. Si sospechas que tu animal de compañía pudiera padecer dolor en alguna pieza dental o en las encías te recomendamos que acudas a la clínica veterinaria para chequear la boca y estar seguros de que no hay nada que pueda causarle dolor cuando empieces con el cepillado.

2. Asegúrate de que tu animal de compañía está en una posición cómoda y relajada. Puedes reclinarlo sobre tus rodillas o pedir ayuda a algún miembro de la familia.

3. Haz que las sesiones iniciales sean positivas y que lo relacionen con algo bueno. Pueden hacer falta varias semanas hasta que nuestro animal de compañía esté perfectamente acostumbrado y se deje cepillar sin protestar.

4. Empieza usando tus propios dedos a modo de cepillo. Utiliza un guante de látex y frota los dientes y encías. Puedes usar un poco de pasta de dientes específica para dientes, hará el cepillado más llevadero.

5. Empieza frotando unos cuantos dientes, es aconsejable hacer primero los molares y premolares y lentamente ve incrementando el número de piezas hasta que finalmente estés situado en los incisivos.

6. Cuando esté acostumbrado a hacerlo con el guante o con una gasa empieza usando un cepillo de dientes. Nuestro consejo es que elijáis un cepillo de dientes especial para perro o un cepillo de niño (que tenga las cerdas suaves). Lo ideal es cepillar los dientes con movimientos circulares y con una inclinación de 45º hacia la encía.

7. Es importante que la pasta de dientes sea específica para perros o gatos. Estas pastas no son espumosas y no contienen agentes tóxicos por lo que pueden ser ingeridas sin provocar ningún problema digestivo o asociado a nuestro animal de compañía.

8. Para que se adapte al sabor de la pasta dentífrica puede ser buena idea dársela a probar antes de que comencemos con el cepillado.

9. Después del cepillado es recomendable premiar a nuestro perro o gato. Podemos hacerlo con un trozo de fruta (siempre hay que elegir premios que no sean pegajosos o contengan azúcar, dando un paseo o jugando con él.

10. Como veterinarios, nuestro consejo es que acudáis regularmente con vuestro animal de compañía a la clínica veterinaria para chequear la boca y sus posibles enfermedades. El cepillado disminuye los problemas dentales, pero al igual que en las personas no los previene completamente, por lo que en ocasiones pueden necesitar de una limpieza de boca profesional.

- Cepillado de dientes en gatos
- Cepillado de dientes en perros


    © 2008 Ramón Gómez de la Serna Veterinarios. Todos los derechos reservados.